16 abr. 2013

[Mahouka Koukou no Rettousei v2] [12]

Por fin el último cap... Antes de las palabras finales XD.

Que lo disfruten.


**********************************





La limpieza del caso fue manejada por Katsuto.

Las acciones de Tatsuya y compañía podrían ser vistas como excesiva auto-defensa en el mejor de los casos, uso ilegal de magia causando heridas y con intento de asesinato en el peor de los escenarios, pero  el brazo de la justicia no llegaría a tal punto con ellos.

El poder de los Diez Clanes Maestros ascendía más allá que el de las autoridades judiciales.

Una vez que se supo que el talento en magia moderna estaba influenciado por la predisposición genética del individuo, como prioridad, se tomaron muchos magos para fortalecer la sangre de los mismos.

Eso significa que, para los países que clasificaban sistemáticamente a la magia como la forma del poder nacional, en todas las naciones del mundo, ya había diferencias de edad de la época en la que la magia seguía siendo desconocida.

Por supuesto, eso también se aplicaba a este país.

El resultado fue la formación de un nuevo grupo que supervisa el campo de la magia en esta nación.

Este grupo era el de las Diez Casas Maestras.

Su historia tenía menos de un siglo de antigüedad, así que jerárquicamente seguía teniendo soltura.

Sin embargo, el hecho es que dentro de las llamadas Diez Casas Maestras, ya había aparecido una barrera entre ellas y los demás que era difícil de superar.

Al reforzar repetidamente su sangre con lazos entre las mismas, los Diez Clanes Maestros, junto con las 100 familias relacionadas, poseían una diferencia marcada de aquellos que no eran parte de las mismas

Las Diez Casas no estaban en el centro de la política de ninguna forma.

No tenían ningún poder sobre papel (oficialmente).

En lugar de eso, al usar su magia como soldados, oficiales, administradores, son el grupo de apoyo principal del Estado.

A cambio, en lugar de poseer poder de forma visible, habían ganado una supremacía inviolable en el otro lado de la política.

Este es el camino elegido por los magos modernos en este país.

Actualmente, las dos familias más influentes dentro de las Diez Casas son los Yotsuba y los Saegusa.

En tercer lugar están los Juumonji.

En el caso del hijo mayor de los Juumonji, la policía común y corriente ni siquiera consideraría estar envuelta en el caso. Con respecto al incidente más reciente, Haruka fue a un viaje de negocios de larga duración.

La razón detrás del trato que se le dio, tal como fue, no fue pronunciada en base a la verdad.

Esa persona seguía sin dar una respuesta a la pregunta de Leo.

Considerando que no se había elegido un reemplazo para la consejera, parecería que planeaba volver en algún momento.

Como parte de la limpieza, se dijo que la puerta de la biblioteca que Tatsuya destruyó con ‘Descomposición’ había sido destruida por los operativos de Blanche.

Incluso la escuela no ahondó en el asunto debido a la falta de preocupación de la administración. - Además, más de una mitad de ellos no creía de verdad que Tatsuya solo pudiera haber destrozado la puerta reforzada. También escondieron el hecho de que uno de los estudiantes había robado la llave.

En todo caso, la presencia de los estudiantes de la Primera Preparatoria en ese lugar ya había sido borrada.

En cuanto a lo que respecta a los adultos, el intento de espionaje de Sayaka no fue un problema.

Sayaka ya había sido admitida en el hospital por un tiempo.

Aunque la fractura en su brazo derecho no era algo para estar hospitalizado, ya que se descubrió que el líder de Blanche era un usuario de magia sistemática de oscilación de ondas llamada ‘Evil Eye’, fue internada para asegurar que no quedara influencia de control mental.

Aunque Tatsuya la visitó sólo una vez en el hospital, Erika fue varias veces, y ambas se volvieron muy cercanas.

El líder del club de kendo, Tsukasa Kinoe, también fue considerado inocente. Esto se debió a que había estado bajo la influencia de un caso serio de control mental.

No fue expulsado, pero sí faltó a clases por un buen tiempo. El motivo fue una retirada voluntaria.

Desde el principio no quiso ser un mago, sino que simplemente sufría impedimento en su día a día debido a la hipersensibilidad a la emisión de partículas mágicas.

Tsukasa asistía a la preparatoria mágica sólo para aprender magia útil para poder mantener sus ojos perceptibles a la magia en cuidado. Después de deshacer el control mental, regresó a lo que realmente quería hacer, Kendo.

Las extraordinarias habilidades mágicas de Tatsuya, con excepción de sus camaradas quienes lo acompañaron a la fábrica abandonada, siguieron desconocidas.

Ni Mayumi ni Mari estuvieron conscientes de ello.

Sus amigos, Mizuki, Honoka, y Shizuku de igual forma siguieron siendo ignorantes de ello.

En realidad, Leo y Erika tampoco se dieron cuenta de toda la capacidad de su poder.

Tatsuya no supo qué estaba pensando Katsuto, ni por qué Kirihara no dijo una sola palabra sobre esto, pero al mismo tiempo estaba muy agradecido.

Esa magia suya en particular, hasta el momento, seguía siendo desconocida para el público.

De todas formas, Mayumi y Mari parecían vagamente sospechar algo.

Miyuki estuvo deprimida por una semana después del suceso.

En la superficie era la misma belleza perfecta de siempre pero se la vio ocultando su rostro en ambas manos de vez en cuando.

También lo hacía frecuentemente en casa.

Como era de esperar, parecía que se arrepentía de usar ‘Niflheim’ creyendo que había sido demasiado.

Afortunadamente, debido a que los miembros de Blanche fueron capturados por casualidad en una envoltura helada (debido a la naturaleza de la magia, los órganos internos de los miembros de Blanche habían sido congelados en un parpadeo, evitando la ruptura de membranas), parecía que no habían sufrido pérdidas irreparables en sus cuerpos.

Durante ese tiempo, Tatsuya había animado a Miyuki sin cesar, hasta que saliera de su depresión al punto que pudiera sonreír de nuevo a pesar de su apagada condición.

Para Tatsuya, las clases fueron como siempre, con el trabajo del Comité de la Moral Pública y el Consejo Estudiantil tomando mucho de su tiempo, pero al mismo tiempo que el período de inicio había terminado, finalmente fue capaz de acomodarse en un medio de aprendizaje tranquilo.


◇ ◇ ◇


Ahora estamos en mayo.

Hoy era el día en que daban de alta a Sayaka.

Tatsuya junto con Miyuki, visitaron el hospital para celebrar. (Habían faltado a sus clases de la mañana. Uno de los mayores beneficios de aprender de terminales es la ausencia de un profesor, dándoles una mayor grado de libertad a los estudiantes).

En ese lugar estaba…

“¿No es ese Kirihara-senpai?”

Aunque Miyuki comentara innecesariamente, Tatsuya ya lo sabía.

Vestida con ropa normal, Sayaka estaba en el vestíbulo de entrada rodeada por su familia y enfermeras.

En ese grupo, junto a Sayaka estaba el rostro de Kirihara, teñido de vergüenza, de alguna forma, y viéndose bastante nervioso.

“Parece que se están llevando bien (?)”

Miyuki, naturalmente, también supo de la serie de eventos apodados el “Incidente de la disputa del club de Kendo”.

Sabiendo eso, y viendo la amistosa interacción entre Sayaka y Kirihara, ciertamente era un sentimiento extraño.

“Casi parece como si Kirihara hubiera venido todos los días.”

“Je~, eso es correcto.”

Luego de voltear a ver de dónde había aparecido esa voz de la nada, se encontró con Erika que tenía una mirada de aburrimiento en su rostro.

“Che-, como pensé, de verdad que es imposible sorprenderte.”

“No, ciertamente me sorprendí. No pensé que Kirihara-senpai tuviera una personalidad tan diligente.”

“¡Ése no es el punto!”

Naturalmente, Tatsuya también sabía que estaba cambiando de tema, así que simplemente mostró una sonrisa engañosa al puchero de Erika.

“Hmph, porque siempre estás haciendo cosas ladinas como esta todo el tiempo es que fuiste rechazado por Saya.”

Tatsuya no estaba terriblemente consternado por ser rechazado o lo que sea.

No es algo para presumir, pero el número de estudiantes mujeres que había capturado su interés era cero.

Más importante-

“Erika…… cuando dices ‘Saya’, te estás refiriendo a Mibu-senpai, ¿correcto?”

Miyuki hizo la pregunta un poco apurada.

“¿Mm? Así es.”

“…… Parece que se han vuelto muy íntimas.”

“¡Déjamelo a mí!”

‘¿Dejar qué?‘ estaba atorado en su garganta, pero ya que probablemente eso complicaría aún más la situación, él decidió dejarlo de lado y tragárselo.

Más importante, estaban aquí por una visita al hospital.

“Mibu-senpai.”

Junto con Miyuki y Erika detrás de él - ya sea porque Erika había madurado de repente, o porque estaba incómoda, parecía estar excesivamente ansiosa - Tatsuya saludó al grupo de personas.

“¡Shiba-kun! ¿Viniste?”

Mientras el grupo se disolvía, sorprendido ante este desarrollo inesperado y chismoseando desde lejos dándole miradas a él, Sayaka salió y saludó a Tatsuya con una gran sonrisa.

—A su lado, Kirihara, por un momento, mostró una expresión molesta, pero incluso eso le dio un toque placentero a un día pacífico.

“Felicidades por haber recibido el alta.”

Miyuki le entregó un ramo de flores con ambas manos.

Al principio, Tatsuya había pensado seguir la costumbre de los tiempos modernos, y simplemente enviárselas por entrega, pero Miyuki había insistido en que “¡estas son cosas que deben entregarse con tus propias manos!” en un tono inusualmente firme y fuerte, así que presionado por esa actitud amenazante, decidió traerlas.

La imagen de Miyuki sosteniendo ese ramo era una vista maravillosamente enternecedora, pareciendo que los días grises llenos de lágrimas se habían ido lejos, y viendo el rostro alegre de Sayaka al mismo tiempo que recibía las flores, Tatsuya pensó que fue algo bueno haber escuchado a su hermana.

“Tú eres Shiba-kun, ¿no es así?”

Tomando un paso hacia atrás y viendo a las chicas que hablaban entre sí, Tatsuya fue relegado a un rol secundario, cuando un hombre de mediana edad lo llamó.

Aunque había sido llamado por su apellido, la dirección de su mirada dio a entender que no hubo ninguna equivocación.

Juzgando por su cuerpo macizo y elegante postura, ese hombre era versado en artes marciales.

Sus rasgos también mostraban un parentesco con Sayaka.

“Soy Mibu Yuuzou, el padre de Sayaka.”

“Encantado de conocerlo, yo soy Shiba Tatsuya.”

“Yo soy su hermana, Shiba Miyuki. Encantado de conocerlo.”

Notando el saludo de Tatsuya, Miyuki se acercó e inclinó la cabeza educadamente detrás de él.

Pareció quedar un poco sorprendido ante su elegante gesto, pero su expresión se recompuso de inmediato acorde con el de un practicante de artes marciales.

Es muy probable que Sayaka haya adquirido su manejo con la espada de su padre.

“Miyuki, ¿te importaría ir a cuidar a Erika por favor?”

Al mismo tiempo que Tatsuya regresaba a ver, Kirihara había acorralado a Erika en la conversación.

“Por supuesto. Oji-sama, ahora me retiro.”

La persona Miyuki se había referido a él como “Oji-sama”, el padre de Sayaka, no pudo evitar verse un poco disgustado, pero…

De alguna forma logró dar una respuesta normal.

Por supuesto, Tatsuya y Miyuki pretendieron no haberlo notado.

 Una vez más, Tatsuya volteó hacia el padre de Sayaka.

Ya que comprendió muy bien que Tatsuya había enviado a Miyuki lejos para que tuviera toda su atención, no perdió tiempo con preludios innecesarios.

“Shiba-kun, estoy en deuda contigo. La razón de que mi hija haya sido capaz de recuperarse es gracias a ti.”

“Yo no hice nada.

Los que convencieron a Mibu-senpai fueron Chiba y mi hermana.

Los que le dieron fuerza mientras estuvo hospitalizada fueron Chiba y Kirihara-senpai.

Como alguien que se hizo cargo fríamente de ella por obligación, siento que no debería ser apreciado, y mucho menos merecer las gracias.”

“Si dices eso, entonces soy yo el que fue incapaz de hacerse cargo de ella.

Sabía que mi hija estaba resentida ante su falta de progreso con la magia, pero lo pasé por alto como un asunto sin importancia. Fui cegado por mi propia creencia de que la evaluación de las habilidades mágicas y la verdad habilidad de combate eran dos cosas separadas, y no me di cuenta verdaderamente de la extensión del sufrimiento de mi hija.

En lugar de eso me cubrí detrás de la excusa de estar ocupado, y no le di la cara incluso cuando empezó a asociarse con compañía dudosa; soy un fracaso como padre.

Ella dijo que al escuchar tus palabras, recordó que ya había perdido desde hace mucho tiempo atrás.

Aquello se convirtió en la oportunidad para que despertara de su pesadilla.

Mi hija está muy agradecida contigo.

Me pidió que te dijera que tus palabras no fueron en vano.

No estoy completamente consciente de lo que eso significa, pero sé que sus sentimientos son genuinos.

Por lo que quiero decirte esto:

Gracias.”

“…… En serio, no hay nada por qué estar agradecido.”

Tatsuya negó con la cabeza, un poco avergonzado, y el padre de Sayaka dejó salir un leve risita.

“…… Eres justo como dice Kazama.”

Aquellas palabras fueron suficientes para penetrar la serenidad de Tatsuya.

“…… ¿Usted conoce al Mayor Kazama?”

“Ahora estoy retirado pero hemos compartido muchos días en las barracas como camaradas. También somos de la misma edad. Incluso ahora, somos amigos cercanos.”

Sabía que esa palabra, ‘cercanos’, no representaba toda la verdad. Simplemente lo supo muy bien.

Un simple amigo - incluso uno cercano - no sería alguien con quien Kazama hablara acerca de Tatsuya.

“Luego de enterarme que Sayaka te tenía en alta estima, pensé que fue la divina providencia. Si es posible, espero que un hombre como tu pudiera seguir apoyando a Sayaka en el futuro……”

“…… No soy una persona que esté en posición de apoyar a alguien todavía.”

“…… Entonces vamos a dejarlo así.

Sólo eran divagaciones sin remedio de un padre, así que olvídalo por favor.

Y por supuesto, no he dicho a nadie ni una sola de las cosas que he escuchado de Kazama, incluyendo a mi hija, así que despreocúpate.

Sólo quería decirle, a ti como la persona que pudo, y que de hecho salvo a mi hija, esta única cosa:

De verdad, muchas gracias.”

Diciendo eso, sin esperar una respuesta - salvando a Tatsuya de la necesidad de una respuesta aún más humilde - el padre de Sayaka regresó para reunirse con su esposa.

Sacudiendo la cabeza levemente, sacando de su mente la considerable inquietud, Tatsuya también se reunió con su hermana.

“Ah, Shiba-kun. ¿De qué hablaste con mi papá?”

Inmediatamente, sintiendo en él a un hombre que luchaba por buscar una salida, Sayaka habló con él.

Parecía que sólo Miyuki era capaz de controlar a Erika.

“Supe de él que era amigo cercano de alguien que ha cuidado de mí.”

“Eh, ¿de verdad?”

“Sí, es un mundo pequeño después de todo.”

“Parece que de verdad hay una profunda conexión entre Tatsuya-kun y Saya ¿eh?”

De inmediato, Erika se metió en la conversación.

Parecía que estaba en su mejor condición hoy.

“Hey, Saya, ¿por qué cambiaste a Tatsuya-kun por Kirihara-senpai?

Te gustaba Tatsuya-kun, ¿no es así?”

“He-hey, Eri-chan?”

Viendo a Sayaka toda agitada, Tatsuya pensó en algo muy distinto.

(Eri-chan, heh……)

Esas dos son muy compatibles, pensó Tatsuya. -Como si fuera asunto de alguien más.

“Erika, creo que hoy te estás dejando llevar un poco más de la cuenta.”

A pesar de la reprimenda de Miyuki, Erika no prestó atención en lo más mínimo.

Aquello fue insuficiente para afectarla en su condición más alta.

“En términos de apariencia, estoy segura que Tatsuya tiene la ventaja.”

“…... Eres una mujer muy insolente, ¿no es así?”

“Como sea. Kirihara-senpai, tú ni siquiera te acercas,”

“…… Estás tratando de hacerme llorar, ¿no es así?”

“Tal vez~.

Bien entonces, Saya, ¿el factor decisivo fue su fidelidad?

¿Fue la patosa amabilidad de este tipo la que al final te ganó?”

El rostro de Sayaka se tiñó de rojo de oreja a oreja.

Trató de desviar la mirada varias veces, pero cada vez Erika daba un paso rápidamente frente a ella - probablemente incluso usando magia a ratos -  hasta que finalmente Sayaka pareció estar al borde de las lágrimas.

“Erika, ya es -“

Suficiente, es lo que quiso decir.

Pensando en ello, justo cuando se preparó a intervenir a la fuerza,

“Sí…… Supongo que es como dijo Eri-chan.”

Pero con una voz débil, Sayaka empezó a confesar, y fue demasiado tarde.

Parecía que había llegado a su límite de estrés, y todas sus barreras mentales empezaban a desmoronarse.

“Creo que de verdad estuve enamorada de Tatsuya-kun……”

“¿Quééé?”

Ante la confesión de Sayaka, por alguna razón, quien se sorprendió más en realidad fue Erika.

“Porque él tenía una fuerza sin igual, lo cual siempre había deseado.

Pero incluso si era algo que esperaba, tenía miedo.”

Ante la mirada preocupada de Miyuki, Tatsuya mostró una leve sonrisa.

Por alguna razón, su hermana estaba convencida de que él era un hombre de sensibilidad delicada.

“Por mucho que corriera, nunca alcanzaría a Shiba-kun. Para tratar de volverme tan fuerte como Shiba-kun, tendía que correr y correr para siempre, y sin importar qué tanto lo hiciera, nunca sería capaz de ser así de fuerte……

Esto podría ser irrespetuoso para Tatsuya-kun, quien tiene tanto poder, pero es lo que verdaderamente pienso.”

“…… Sé a lo que te refieres. Ciertamente hay momento en los que pienso en Tatsuya-kun de esa manera.”

“Kirihara-kun…… la primera vez que tuve una conversación apropiada con él fue cuando vino a visitarme por primera vez, pero pensé, si es él, incluso si peleamos, siempre estaríamos avanzando al mismo paso.

Y así……”

“…… Gracias.”

(Nota: Aquí utiliza el términoごちそうさま, que usualmente se traduce como “gracias por la comida” aunque también se la usa como agradecimiento luego de escuchar algo relacionado con el romance de otra persona.)

Aunque no estuvo de acuerdo con el tonto significado de la frase, por dentro, Tatsuya pensó lo mismo que Erika.

La Sayaka frente a él en ese momento ya no era una “chicha aparentemente linda”, sino una “chica verdaderamente hermosa”.

“Hey, ¿qué hay de ti Kirihara-senpai?

¿Desde cuándo te empezó a gustar Saya?”

“…… eres una mujer ruidosa. Eso no es algo importante.

Y no tiene que ver contigo de todas formas.”

“Es verdad, Erika. No importa desde cuándo, de todas formas.”

Sin detenerse ahí, al mismo tiempo que Erika se detenía con un signo de interrogación sobre su cabeza, fue a mostrarles a todos por qué tanta gente se había quejado diciendo que era una persona terrible.

“Lo que importa es que ahora Kirihara-senpai está irremediablemente enamorado de Mibu-senpai.”

“¡¿Qué?! Tú-? “

“Ehh……”

“No entraré en detalles por respeto a la privacidad, pero……

La valentía de Kirihara mientras enfrentaba al líder de Blanche, es algo que pienso que sin duda no perdería ante nadie.”

“Ya veo…

Hey, Tatsuya-kun.”

“¿Sí?”

“Cuéntame todo sobre eso después.”

“¡Chiba, hija de…!

¡Shiba también, si le cuentas sobre eso definitivamente lo sabré!”

“No le diré.”

“Eeh, está bien ¿verdad?”

“¡Maldita mujeeer!”

Mientras Kirihara se enfurecía y Erika pretendía correr por ahí gritando “kyaa kyaa”, los padres de Sayaka, las enfermeras, y la misma Sayaka observaban riendo cálidamente.

Mientras los dos corrían por ahí, y mientras Tatsuya los veía con calidez - o más bien con una mirada tibia, Miyuki se acercó suavemente a su lado.

“Onii-sama.”

“¿Sí?”

Respondió él con su mirada fija en Erika y los demás.

“Miyuki siempre seguirá a Onii-sama, a donde sea que vaya.

Incluso si corres lejos a la velocidad del sonido.

Incluso si atraviesas el cielo, y asciendes hasta las mismas estrellas.”

“…… Lo veas cómo lo veas, no estoy a punto de hacer algo como eso.”

En ese momento, Tatsuya mostró una verdadera sonrisa cálida.

“Pero, por ahora, creo que mantendré mis pies firmemente en la tierra en lugar de apuntar a los cielos.”

Miyuki la devolvió con una sonrisa traviesa.

“Entonces, ¿regresamos a la escuela?”

“Sí. Si no asisto al entrenamiento vespertino, estaré atrapado ahí toda la semana.”

Miyuki comprendió que aquello era una broma. Es por eso que pudo reír con eso.

 
Aun así, esta vez, había algo que Miyuki tenía que confirmar - algo que tenía que preguntar.

“Onii-sama…… ¿no es la escuela difícil para ti? En primer lugar, con tus habilidades, no necesitas realmente ir a la escuela y aun así……

Sigues yendo, cargando con todo ese desprecio y desdén, sólo por mí……”

“Miyuki.”

Su pregunta fue interrumpida por la voz de Tatsuya.

“No estoy asistiendo a regañadientes. Comprendo muy bien que el día a día es algo que sólo puede experimentarse en este momento.

Ser capaz de ser un estudiante normal, contigo, es muy placentero para mí.”

“Onii-sama……”

“Y con eso, regresemos a nuestro normal ‘día  a día’ a partir de aquí.”

Con un leve trazo de vergüenza, Tatsuya extendió su mano hacia Miyuki.

Con alegría, Miyuki tomó esa mano.

—Pero después de todo, Erika vino hasta él llorando por haber perdido la práctica de la tarde, y a la final, terminó de verdad atrapado ahí el resto de la semana.

3 comentarios:

  1. se agradece el aporte exelente traduccion y gracias por las notas, espernado pdf(quiero volverlo a leer cuando termine mis examenes) , publico como anomimo por que olvide mi clave de google jajaja

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el trabajo lo esperaba con ansias, una más terminada ahora a esperar al siguiente.

    ResponderEliminar
  3. gracias por el capitulo

    ResponderEliminar