15 ene. 2015

[Mahouka Koukou no Rettousei v5] Recuerdos de Verano

Finalmente encontré el tiempo para publicar el último capítulo (que debía traducir) para completar el volumen. Ya sólo falta subir las palabras finales y el pdf que está listo. Bueno, está listo para ser convertido a pdf.

Con esto ya me puedo dedicar por completo al volumen 8 y a los otros proyectos que tengo en mente.

Ahora vuelvo para terminar de ver los estrenos de esta temporada, por el momento seguiré viendo im@s ciderella girls, kancolle, y unlimited fafnir entre otras. También rezaré porque no haya mucha censura en shinmai maou.

 

Que lo disfruten.
**********************************





[31 de agosto (1)]

Año 2095 d.C., 31 de agosto. Para los estudiantes de las preparatorias mágicas, hoy es el último día de las vacaciones de verano. Como la mayor parte de las preparatorias de ciencias y literatura ya habían iniciado el nuevo año escolar, y las preparatorias en educación física y artes no empezarían sino hasta mediados de septiembre, se podría decir que era lo promedio. La Competición de las Nueve Escuelas, la cual iba desde el 3 al 12 de agosto ya había terminado, pero no había una receso extendido para los representantes en particular.

Incluso en el siglo 21, los largos recesos llevaban consigo problemas inherentes (tarea), algo que a menudo era llorado y sufrido durante el último día de vacaciones - no llorado en sentido literal aunque podía apreciarse el extenso volumen de archivos compuesto solamente por un puñado de títulos, una tradición valorada a lo largo de la nación. No obstante, es necesario decir que no todos los estudiantes eran unos descuidados. Como cierto par de hermanos matriculados en primer año de la Primera Preparatoria afiliada a la Universidad Nacional de Magia, el número de estudiantes que pasan su último día de vacaciones relajándose en casa no era bajo.

“Miyuki, ya está listo.”

“Muchas gracias. Lo siento, Onii-sama. Molestarte con algo tan trivial......”

“Preparar hielo picado no es algo realmente molesto.”

Mientras colocaba el pica-hielo en la mesa del comedor, Tatsuya dejó escapar una risita ante la forma excesivamente formal de hablar de su hermana.

Ante esto, Miyuki mostró una sonrisa encantadora. En sus manos, un líquido negro se agitaba dentro del vidrio templado de la cafetera.

Café era derramado en una cascada oscura sobre los pedazos de hielo translúcidos que Miyuki había creado usando magia (al congelar el fondo del contenedor hacia arriba, de tal forma que alterase la convección), y Tatsuya había utilizado un pica-hielo para romperlos y convertirlo en trozos de hielo (ya que si hubiera usado su propia magia, habría terminado convertido en hielo finamente raspado).

Un aroma fragante llenó el comedor.

Para prevenir que el aroma se extendiese más lejos, Miyuki invocó una cápsula de aire frío sobre el contenedor redondo y se levantó sosteniendo una bandeja con dos porciones de café helado.

Ante ése uso casual de una habilidad de alto nivel, Tatsuya entrecerró los ojos.

Notando la mirada de su hermano, Miyuki dejó escapar una sonrisita avergonzada, antes de darle la espalda rápidamente.


En la habitación del primer piso que está frente al jardín -en principio había sido una habitación para invitados, pero ahora sin la cama se había convertido en una habitación de descanso- y despreocupadamente sentados alrededor de la mesa, con las ventanas y cortinas completamente abiertas dando la sensación de una terraza en un complejo vacacional, Tatsuya y Miyuki disfrutaban de la hora del café.

Dicho eso, Miyuki estaba ocupada sirviendo a Tatsuya, de tal forma que ni siquiera tuvo tiempo de calentar su propio asiento, pero se debía a que hacer esto le era placentero, que hasta sería impropio si algún tercero objetara al respecto.

Como si finalmente estuviera satisfecha, Miyuki se quitó su delantal blanco con vuelos de forma modesta y se sentó no frente a Tatsuya, sino a su lado.

Bajo el delantal, sus brazos de un blanco inmaculado se mostraban bajo las tiras anchas de los hombros de su vestido translúcido de una pieza. Tatsuya sintió que el vestido de lunares le era bastante familiar.

“¿Recuerdas?”

Leyendo atentamente la mirada de Tatsuya, Miyuki le hizo una pregunta tímidamente antes de que él pudiera abrir la boca.

“Por supuesto. Te queda a la perfección.”

Ante el cumplido completamente serio de Tatsuya, Miyuki empezó a ruborizarse.

“Cielos, Onii-sama, siempre eres así.”

“Es porque de verdad pienso eso. Lo dije al principio, ¿verdad? Además, no te daría algo que no te quedase bien.”

Acompañado de un rostro sereno, frente a las intensas palabras de Tatsuya, completamente no adecuadas (en vista del sentido común) hacia su hermana, el rostro de Miyuki se tornó completamente carmesí.

“Eh, esto...... Muchas gracias.”

Mientras le daba un vistazo al rostro de Miyuki que alzaba a verlo, ambos apenados y felices al mismo tiempo, ella tenía una expresión bastante similar a cuando le compró ese vestido, pensó Tatsuya mientras revivía los recuerdos de aquel día.


[14 de agosto (1)]


El 14 de agosto, dos días después de la clausura de la Competición de las Nueve Escuelas, Tatsuya y Miyuki fueron al edificio comercial en el centro de la ciudad.

Los dos son estudiantes de preparatoria, y estaban en medio de sus vacaciones de verano. Incluso para tratarse de ir de compras, parecería muy poco probable tener que ir en domingo, pero por supuesto había una razón. A partir de mañana 15 al 18 de este mes, Tatsuya tendría que asistir a reuniones en Four Leaves Technology (FLT) con respecto a la comercialización del dispositivo de vuelo. La próxima semana desde el martes hasta el jueves tendría programados ejercicios de campo con el Batallón Independiente Equipado con Magia. Ya que su único tiempo libre era el fin de semana, Tatsuya pensó que tenía algo de mérito tomarse un descanso.

En cuanto a qué hacer para pasar el tiempo, Tatsuya decidió comprarle a Miyuki un premio por su victoria en el evento de Mirage Bat. Ante la palabra ‘premio’ en lugar de ‘regalo’, Miyuki hizo un pequeño puchero por un momento, pero ya que de todas formas se trataba de un regalo en todo menos en nombre, ahora estaba caminando alegremente a su lado en el mejor de los ánimos. Como sea, el sutil hecho de que Miyuki no estuviera contenta con un simple regalo, sino más que feliz de recibir un regalo de parte de Tatsuya, era algo que éste desconocía.

El atuendo de Miyuki hoy es una blusa oscura con mangas transparentes, una falda blanca hasta la rodilla, y sandalias. En su cabeza descansaba un sombrero de paja de ala ancha. Era una salida privada así que no le importó en absoluto que ella expusiera algo de piel, pero como siempre, el sentido de moda de Miyuki era conservativo en comparación con lo que vestía dentro de casa.

Por otra parte, Tatsuya vestía una chaqueta suelta sobre una camiseta, con pantalones elásticos sintéticos al final. Aunque los pantalones parecían ajustados, se trataba de una tela para verano con excelente ventilación y, a pesar de cubrir todo hasta los tobillos, no parecía estar acalorado en absoluto. Sin embargo, con excepción de la cabeza y bajo las muñecas que no estaban, no era muy diferente a su hermana.

El amor de una mujer por ir de compras no había cambia incluso ahora, algo que incluso podría ser tratado como sentido común, y especialmente entre las jovencitas cuyo apego por esto no había disminuido la última década del siglo 21 que se acercaba a su fin. Se piensa que los hábitos de compra de estas chicas pueden ser divididos en tres categorías.

Primero, aquellas que compran sus cosas favoritas primero.

Segundo, aquellas que compran sus cosas favoritas al último.

Tercero, y probablemente lo más común, aquellas que mientras buscan sus cosas favoritas proceden a ir de aquí a allá, de un lado a otro por todo el lugar.

Miyuki pertenece a la primera categoría. Cuando Tatsuya le había preguntado ayer “¿Qué quieres?”, Miyuki había dudado sólo un instante antes de responder “un vestido de verano de una pieza”, probablemente como resultado del vestido de verano que Mayumi había exhibido en el bus antes en la Competición de las Nueve Escuelas. En cierto momento, Tatsuya supuso que habían llegado a su destino. Esto se debía a que dentro de la boutique a la que Miyuki lo había arrastrado, un arreglo amplio de vestidos similares era expuesto a la vista. El atuendo actual de Miyuki era un diseño relativamente moderno, pero estaba bien que probarse cosas nuevas de vez en cuando, pensó Tatsuya mientras le daba una mirada a los maniquís en sus vestidos cortos de verano.

Mirando lo mismo que Tatsuya, la expresión de Miyuki se alteró. Bueno, no era exactamente lo mismo. Lo que Miyuki había visto fue la etiqueta de precio adherida a esos vestidos de verano.

“No tienes por qué se ser reservada, Miyuki. Sabes cuáles son mis ingresos.”

Aunque se llamaba etiqueta de precio, la misma era considerablemente distinta a las de hace un siglo, tratándose de una etiqueta de display virtual AR.

Tatsuya también había activado la aplicación AR y revisado la etiqueta. El precio marcado no se desviaba de sus expectativas.

Esta era una tienda que había llamado la atención de Miyuki. Seguro no encontraría ventas de saldo dentro ella.

Lo que es más, las palabras de Tatsuya hacia Miyuki no eran fanfarronadas. Incluso siendo costosas, se trataban de confecciones diseñadas para jovencitas. Para ser alta costura, ni siquiera se trataba de un precio alto. Como miembro de Taurus Silver, esta cantidad de dinero no era mucho para él.

El acto de ostentar su dinero frente a alguien más, por lo general, provocaría una respuesta no favorable de parte de la mayoría de las personas, pero Miyuki simplemente lo dejó pasar. Probablemente pensó que contenerse ahora sería simplemente grosero para con su hermano. Abandonando su vacilación, empezó a mirar los vestidos en los maniquíes y colgadores.

Tener los artículos verdaderos en la tienda en lugar de simples display en 3D marcaba a esta tienda como algo genuino. Minoristas e incluso tiendas de medio alcance tenían displays 3D como norma.

La mayor parte del tiempo incluso probarse la ropa se lo hacía a través de video compuesto. Ser incapaz de asegurar la sensación de la tela está cubierto por las políticas de retorno de objetos. Ser capaz de probarse productos simples, como aquí, es algo muy raro para una tienda en estos días.

Después de ver por todos los rincones de la tienda, Miyuki llamó a una ayudante y le señaló tres vestidos. Después de decirle que quería probárselos, la empleada asintió con una sonrisita. No se trataba de una simple sonrisa de negocios, probablemente quería usar a Miyuki como promoción para la tienda, pensó Tatsuya despreocupadamente.

No era extraño que Miyuki provocase segundas intenciones. También era algo inaceptable. Por ejemplo, incluso si quisieran hacer un anuncio local, no dejaría que Miyuki fuera la modelo. La verdadera razón era que Tatsuya simplemente no quería exponer a Miyuki a incontables miradas sucias.

Pero como era de esperar (relativamente) de un establecimiento de alta categoría, la asistente no fue ruda como para traer el asunto a colación de repente. En lugar de eso, se fue hacia el cuarto de almacenaje sonriendo todo el tiempo, regresando rápidamente con ejemplares para ser probados. Aunque eran de muestra, existen mecanismos que limpian y esterilizan automáticamente los mismos cada vez, así que no había indecisión en probárselos. Sosteniendo las muestras, Miyuki fue guiada por la asistente a los vestidores.

Mientras tanto, Tatsuya se sentó sobre una banca dentro de la tienda. Si algo se presentase la empleada vendría a llamarlo, e incluso si no, si algo le pasara a Miyuki él lo sabría de inmediato. Para pasar el tiempo, abrió un artículo en un sitio web. Sin embargo, no tuvo oportunidad de sumergirse en las hileras de texto mostradas en el terminal móvil. La razón fue que en el momento en que abrió dicha página, la ayudante anterior estaba de pie diagonalmente frente a él, como si tratase de leer su expresión.

“¿Ocurre algo?”

 Habría estado contento con esperar hasta que la otra parte empezara a hablar, pero como había asumido la posición de la persona esperando por su pareja (bueno, más precisamente esperando por su compañía), sería difícil para la asistente, cuyos modales y hospitalidad habían sido firmemente inculcados, hacer eso. Pensado eso, Tatsuya había decidido guiar la conversación.

“Tengo una asunto que me gustaría discutir con usted......”

“¿Deberíamos ir a otra parte?”

Esto probablemente se trataba de algo confidencial, pensó Tatsuya, aunque ir tan lejos parecía ser demasiado.

“No, sólo tomará un poco de tiempo.”

Mientras Tatsuya asentía levemente, la sutil tensión en el rostro de la asistente se había desvanecido.

“Si no le importa, respecto al vestido que su compañía está comprando,”

“Todavía no hemos decidido si vamos a comprarlo, pero adelante.”

Ante la seca interrupción de Tatsuya, la empleada asintió rápidamente.

“¡Por supuesto! Todo esto es considerando que les gustaría adquirir la mercadería de nuestra tienda.”

“Ciertamente, si a mi hermana le gusta entonces haremos la compra.”

“¡Muchísimas gracias!”

Tatsuya en realidad no estaba tratando intencionalmente de poner nerviosa a la asistente. Por supuesto tenía todo tipo de respuestas preparadas, pero frente a la reacción exagerada de la ayudante, fue Tatsuya quien se sintió presionado. Podría tener más cosas que decir, pero en este punto ello ya no tenía importancia.

“Entonces, ¿qué es lo que tenía que decir?”

Quien había interrumpido fue Tatsuya, pero ahora era él quien hizo de forma amable que fuera al grano.

“Ah, sí.”

La empleada no mostró una sola muestra de incomodidad. Los resultados del entrenamiento que recibían los empleados de boutique son ciertamente formidables. O quizás simplemente no supo qué hacer cuando trató de lidiar con él.

“Si los artículos de la tienda son de su agrado, ¿sería posible que las prendas fueran vestidas al momento de ser adquiridas?”

Como sea, el hecho que la ayudante viniera para hacer una “consulta” era algo extraño en primer lugar. En sí, los contenidos de la petición no eran algo inusual. Un vestido de verano de una pieza sin mangas de alta costura y fácil mantenimiento. Vestirlo directamente desde la tienda, especialmente considerando que la misma tenía artículo en stock físicamente, no era extraño. Lo que era extraño es que la empleada haya pedido específicamente aquello.

“Quiere que salga vestida desde aquí y se pasee cerca, ¿es eso?”

Sin embargo, Tatsuya no preguntó por qué. Las intenciones de la asistente, o más bien de la boutique, eran muy claras. Probablemente querían que Miyuki caminase cerca con las prendas de esta tienda como alguna clase de anuncio móvil.

“Sí, a cambio, le haremos un descuento.”

La empleada también parecía haberse dado cuenta que Tatsuya había descubierto su propósito. Mencionando rápidamente el tema de un descuento, esta mujer tenía un talento formidable para los negocios oculto bajo su juventud.

Tatsuya no tenía interés en el descuento en sí. No obstante, estaba preocupado por otro aspecto de la petición de la ayudante de la tienda.

“¿Sólo eso? Está prohibido tomar fotografías.”

“Por supuesto. No incurriremos en cualquier actividad que pueda infringir la privacidad de nuestros clientes.”

“¿Podría mostrarnos las prendas a la venta aparte de las que están en exhibición?”

“Con mucho gusto.”

Nada mal, pensó Tatsuya.

Después de que las negociaciones con la empleada estuvieran concluidas, una asistente distinta se acercó. Parecía que Miyuki lo había llamado. Sin una sola muestra de molestia, se puso de pie. Era de esperar después de todo, e incluso si fuera el caso, no había nada por qué molestarse.

“Onii-sama, ¿qué te parece......?”

La puerta del probador se abrió. Con un espejo de tres partes en el fondo, permitiendo ver de todos los ángulos (para prevenir voyerismo, no se permitía ninguna cámara en el interior), Miyuki preguntó tímidamente su opinión. Vestía un jumper skirt color gris pálido.

(Nota: Jumper skirt, o JSK es una prenda femenina que consta de una falda con tiras largas.)

“Te queda extremadamente bien. Aun así, pienso que puedes ir con algo un poco mejor.”

El diseño simple hasta la rodilla complementaba muy bien la belleza de Miyuki, pero era un poco soso, pensó Tatsuya.

“¿De verdad?...... Entonces, por favor espera un momento.”

Asintió y cerró la puerta. El leve sonido del roce de tela pudo ser oído. Los momentos de silencio probablemente se trataban de ella arreglándose el cabello y el vestido.

“Perdón por la espera. ¿Qué tal este?”

Viéndose un poco más que tímida esta vez, Miyuki pidió su opinión mientras evitaba hacer contacto visual.

Seguramente se debe a que era muy distinto a las prendas que normalmente vestía fuera de casa que ahora estaba consciente de ello innecesariamente, pensó él.

El atuendo de Miyuki esta vez era una camisola a cuadros de una pieza. Desde el cuello a los hombros estaba completamente desnuda. La falda también se alzaba seductoramente por encima de la rodilla por unos 5 centímetros de tal forma que incluso inocentes podrían ser atrapados embelesados.

“Sí, ese es perfecto. No puedo apartar la mirada de ti.”

“Eso es......”

Frente a la opinión directa de Tatsuya, Miyuki se tornó completamente roja. Habiendo dicho eso, la empleada considerablemente mayor a ellos estaba sonrojada aún más, aunque era desconocido si se debía a la figura despampanante de Miyuki o a las palabras demasiado honestas de Tatsuya.

“Había otro más, ¿verdad? ¿No te gustó?”

“No...... Entonces, ¿debería mostrarte ese también?”

El proceso de cambio de ropa se repitió.

El vestido de verano esta vez era un punto medio entre el primero y el segundo en términos de exposición. Se trataba de un perfil que se concentraba en la cintura mientras ponía énfasis en la línea del busto y caderas.

“Ehm...... ¿qué tal?”

A pesar de tener menos exposición que el segundo vestido, el sex appeal de este era de primera. Debió haberse dado cuenta de ello mientras se lo ponía, lo cual probablemente era la causa del grado de su timidez.

Se trataba de un diseño que sería incómodo si no hubiera suficiente volumen alrededor del pecho y caderas, pero sorprendentemente le quedaba la perfección. Como alguien que la veía en ropa interior cada semana durante el ajuste de su CAD, Tatsuya debía haber estado perfectamente consciente del cuerpo de su hermana en crecimiento, pero observándolo objetivamente de esta forma realmente remarcaba el hecho de ella acercándose cada vez más a ser una adulta de lo que jamás se había imaginado. Este conjunto exudaba un encanto, probablemente debido a la edad, completamente desbalanceado a comparación del anterior vestido de camisola.

“Este es más bien problemático. Incluso yo podría perder la cabeza con esto.”

“............”

Ante el cumplido desvergonzado de Tatsuya, el color del rostro de Miyuki se volvió incluso más rojo, y ella cerró la puerta del cambiador en silencio.

Después de eso, la probada de prendas (o, en otras palabras, el desfile de modas) de Miyuki continuó. Cada vez Tatsuya elogió a su hermana de forma completamente directa como si no supiera lo que era la vergüenza, y por su parte Miyuki se apenaba bastante cada vez (casi como si lo hiciera de parte de su hermano). Aun así pidió poder probarse incluso más prendas, pareciendo valorar los elogios de su hermano mucho más que el bienestar tanto de su corazón como el de sus capilares sanguíneos faciales, y eso era todo.

Miyuki no tenía experiencia en modelaje. Aunque tenía la apariencia que rivalizaría con cualquier top model internacional, no tenía habilidades en modelaje profesional. No podía manejar el cambio rápido de ropa o algo parecido.

En resumen, cuando era el momento de la verdad, sólo este cambio de prendas tomaba una considerable cantidad de tiempo. Por supuesto, cuando la ropa del probador se cerraba era imposible espiar el interior, pero cuando Miyuki salía para mostrarle su atuendo a Tatsuya, ellos eran visibles desde el espacio de exhibición de la tienda. En ocasiones, Tatsuya le pediría que diese una vuelta o que hiciera alguna pose, y un grupo de personas empezó a juntarse cerca de los vestidores.

Aun así, no era como si se acercasen sin pensar en nada. Tatsuya jamás habría permitido eso, y los empleados con todo el tacto hicieron su trabajo antes de que él tuviera que moverse. En lugar de eso, los jóvenes simplemente le daban una mirada a los alrededores desde la distancia. Aun así, por mucho que dieran vueltas cerca y pretendiesen mirar a los maniquís, parecía que simplemente no podían apartar sus miradas.

La palabra jóvenes no se trataba simplemente de hombres jóvenes. Aunque había chicos, las jovencitas eran superiores en número. Bueno, honestamente, la misma naturaleza de la tienda significaba que había una enorme brecha en cuanto a la entrada para los chicos. De hecho, los varones eran superados en número en una proporción de tres a uno, compuestos en su mayoría por estudiantes universitarios con sus novias o aquellos vestidos como jóvenes hombres de negocios. Tatsuya probablemente era el único estudiante de preparatoria en el lugar. Aunque de todas formas no había muchos que tuvieran la perspicacia de darse cuenta de que él era realmente un estudiante de preparatoria.

Una de las chicas, o más bien las chicas en el grupo, miraría a Miyuki con una mezcla de admiración y envidia antes de voltear a ver rápidamente a otro lado. Ante el sonido del vestidor cerrándose, suspiros de alivio podían ser escuchados, luego tras el sonido de la puerta abriéndose nuevamente como si estuvieran hechizados se ocultarían y luego voltearían para dar un vistazo.

Hablando de eso, las clientas escoltadas por un chico -o más bien esperadas- mantenían un mejor estado mental. Cuando sus novios miraban a Miyuki con ojos de adoración (mostrando que no había ni un solo amante incondicional entre ellos) los pisaban en los pies o les daban codazos en las costillas, o algo parecido. Por otra parte, ellas mirarían con envidia a Tatsuya quien llenaba de cumplidos a Miyuki sin vacilación, para luego desquitar su enojo en sus desafortunados novios. En resumen, restauraban su balance emocional al usar a la persona junto a ellas como saco de golpear.

Por supuesto, Tatsuya y Miyuki estaban muy conscientes de toda la atención que estaban llamando. Él estaba clasificando mentalmente las miradas malignas de las inofensivas, y automáticamente las catalogaba sin estar consciente de ello, dejando las intenciones inofensivas fuera de su mente, mientras ella filtraba naturalmente todas las miradas -de otra forma no sería capaz de caminar normalmente por la calle- así que nunca llegaron al punto de tener que suspender sus compras.

Nada más que palabras de aprobación salieron de la boca de Tatsuya, aun así cada vez eran distintas. Monopolizando la completa atención de Tatsuya, los sentimientos de felicidad de Miyuki eran casi embriagadores, de tal forma que fue incapaz de diferenciar los matices sutiles en las palabras de él. Cuando el número de vestidos probados pasó de 20, Miyuki terminó sosteniendo un vestido de lunares que había mantenido en el vestidor. Era una camisola de verano sin mangas y hasta la rodilla. Las tiras anchas en los hombros estaban adornadas de encaje, y alrededor del pecho y las bastas de la falda una buena cantidad de encaje también se podía hallar en abundancia. Esto combinaba una generosa cantidad de exposición con cierto aire de elegancia, y los lunares iridiscentes color marfil remataban con una lindura muy apropiada para la edad.

“Onii-sama, estaba pensado que este vestido de una pieza es......”

“También reconozco que ese es el mejor. Es realmente lindo.

Ella había elegido este vestido debido a que fue el que tuvo más éxito con su hermano, pero luego de escucharle decir ‘lindo’ nuevamente, tomó una decisión en un instante.

“Entonces...... ¿puedo elegir este, por favor?”

Miyuki no se molestó en usar un lenguaje vacilante a estas alturas del juego. En su lugar, mostró una hermosa sonrisa encantadora -con muchísima sinceridad, una mirada apropiada al recibir un regalo de parte de su hermano- y pidió su permiso.

“Por supuesto.”

En cuanto a esto, Tatsuya realmente no tenía nada que decir al respecto -nunca habría sido capaz de decir ‘no’. Ser capaz de comprar estas cosas que su hermana quería era el mejor uso de sus ingresos de todas formas, siempre había pensado eso. Ya sea que él mismo estuviera consciente de ese pensamiento o no, era algo discutible.

Ante el encantador ‘por favor’ de Miyuki, la conciencia de los hombres observando la escena pareció haberse congelado.

Al mismo tiempo, las mujeres soltaron un suspiro colectivo de envidia ante la generosidad natural de Tatsuya.

“Entonces este vestido, junto con los vestidos número dos y diecisiete por favor. Ella saldrá vestida con él así que, ¿podría por favor enviar las prendas actuales de mi hermana junto con los otros artículos?”

“Con todo gusto. Por favor vuelvan en cualquier momento. Gracias por su espera.”

Entonces, frente a estos inesperados clientes VIP, la empleada asintió solemnemente.



[31 de agosto (2)]


“Aun así, nunca pensé que terminaríamos comprando tres. Incluso el precio fue bastante razonable.”

Miyuki también debió haber recordado aquel momento. Tenía una sonrisita de felicidad en el rostro, mientras hablaba con Tatsuya en un tono provocador.

“Habría estado más que feliz con este solo. ¿Onii-sama? ¿Es esto a lo que llaman ‘salida de compras de los adultos’?”

“Habría sido una vergüenza desperdiciar tus 21 probadas. Se trataba de nuestras vacaciones de verano largamente esperadas, pero al final sólo fui capaz de llevarte de compras. O quizás, ¿fue un problema innecesario para ti?”

“¡En absoluto!”

La frase de Miyuki simplemente molestaba acusando a su hermano de ‘derrochador’, aun así ante este ataque frontal, levantó rápidamente la bandera blanca de rendición.

“Ehm...... Me hizo muy feliz.”

Tatsuya le había bajado los humos, pero Miyuki no estaba afligida en absoluto. En su lugar, alzaba a ver tímidamente el rostro de su hermano, y mientras lo hacía, la distancia entre ellos disminuía incluso más que antes.

“De verdad fue una oportunidad largamente esperada, ¿eh?...... Para ser honesto, habían otras cosas como yukatas y varias actividades de verano que me habría gustado tener la libertad de hacer contigo, pero”

El rostro de Tatsuya, el cual había estado sonriendo con satisfacción ante el buen humor de Miyuki, de repente se nubló mientras murmuraba con voz amargada.

“...... No fue culpa de Onii-sama.”

El susurro de Miyuki fue suave mientras tomaba las manos de él de la mesa y las juntaba con las suyas propias.


[14 de agosto (2)]


Aunque habían terminado de elegir las prendas, todavía quedaba tiempo de sobra antes del almuerzo. Ya que finalmente había sido capaz de salir sola con Tatsuya, Miyuki no quería simplemente ir a casa y dejar pasar la ocasión.

Afortunadamente, Tatsuya tampoco era del tipo que gusta quedarse en casa. Además, había salido con el pensamiento de servir a su familia (servir a su hermana). Sin más palabras entre los dos, decidieron pasear de esta forma hasta el atardecer.

El edificio en el que se encontraban actualmente se especializaba en moda para jovencitas. No sólo tenían ropa sino también zapatos, sombreros, accesorios, varias chucherías, trajes de baño y yukatas acorde a la temporada. Este edificio tenía tales artículos en la totalidad de sus 14 pisos. Incluso los puestos de comida eran tiendas de bocadillos y dulces para las jovencitas. Se trataba de una atmósfera bastante intimidante para los hombres, y algo completamente distinto para mujeres y parejas. Incluso si su compañía era su hermana menor, nadie sospecharía nada en absoluto.

De hecho, sin escuchar la conversación entre ellos sería imposible percibir que era hermanos. O más bien, si uno no captase las palabras de Miyuki de ‘Onii-sama’, incluso si estaban cerca no serían capaces de darse cuenta.

Con su brazo entrelazado alegremente con el de Tatsuya, la apariencia acurrucada de Miyuki, sin importar como la vieran, daría la impresión perfecta de una chica enamorada. Aquellos con cierta inclinación podrían pensar que se trataba de una ‘pareja dispareja’. Esa línea de pensamiento probablemente estaba restringida sólo a la población masculina, después de lo cual serían acusados por sus damas compañía de ‘comerse a otra mujer con los ojos’ y apropiadamente castigados. Bien, era una clase de armonía esperada.

Como se mencionó antes, este edificio era prácticamente una tienda sólo para mujeres. No tenía nada de interés en particular -la mayor parte de aquellos con novias o de aquellos que querían conseguir una parecía estar aquí para hacer felices a sus parejas- para los varones. Un hombre con pensamientos como ése, dejando de lado el disfrute propio, podría probablemente gastar una cantidad considerable de tiempo en este lugar, pero Tatsuya no era del tipo de persona que diría esto.

Sin embargo, mientras Tatsuya acompañaba a Miyuki mientras observaba por las ventanas de las tiendas, no mostró señal alguna de no estar dispuesto o lo que sea. Mientras los ojos de Miyuki se iluminaban o llenaban con frustración, los de Tatsuya titilaban cálidamente. Ya sea innato o adquirido, impuesto por otros o alimentado por él mismo, el hecho era que mientras Miyuki estuviera ahí no importaba si estaban ya sea en la ciudad o las montañas, él será el mismo.

Esa era la única cosa que verdaderamente quería. Mientras ella estuviera a su lado, cualquier otra condición no tendría importancia. Esto era algo que cualquiera que supiera sus circunstancias comprendería completamente bien. Miyuki y Tatsuya dependían fuertemente el uno del otro, pero quizás más de parte de Tatsuya que de ella.

Aun así, si en realidad les preguntaran, probablemente responderían con ‘no es de tu incumbencia’ al unísono. Un castigo más doloroso que ser pateado por un caballo también podría ser la respuesta.

Eso -el manejo rudo- no sería realmente debido a la pregunta directa en particular.

También aplicaría para una intrusión descortés.

Tomando un almuerzo temprano en un restaurant de pasta, los hermanos miraron fríamente al joven hombre en la mesa junto a ellos.


Tatsuya y Miyuki habían entrado a esa local por casualidad, o más bien en un impulso. Cuando salen a comer, los dos raramente elegirían un lugar con un arreglo tan despejado como este. Irían principalmente a lugares con cuartos privados, o al menos cabinas con particiones entre las mesas. Si no lo hacían, llamarían demasiada atención no deseada, naturalmente la mayor parte gracias a Miyuki.

Debido a la ocasión hoy, probablemente decidieron que la mayoría de los clientes eran mujeres, y los hombres definitivamente estarían acompañados por mujeres de todas formas. Bueno, ello terminó siendo un pensamiento bastante iluso.

El momento en que Miyuki entró el establecimiento, seguida por Tatsuya, el ajetreo en el interior se detuvo súbitamente. Inclusive el empleado -inusualmente para un establecimiento casual como este, un camarero y no una camarera- se quedó sin respiración. Incluso Tatsuya no espera una reacción tan sensible. Había pensado que un lugar que lidiaba con moda a menudo debería tener al menos algo de resistencia a la belleza de Miyuki, pero en realidad, precisamente debido a que este era un lugar que trataba con modas probablemente había muy pocas oportunidades de ver una belleza del calibre de Miyuki.

El camarero recobró los sentidos justo cuando Tatsuya estaba a punto de dar la vuelta y salir. Probablemente sintió la consternación e intención de irse de Tatsuya, aclarando su mente en el proceso. Ya sea profesionalismo como camarero o la falta de sutileza, ciertamente al menos tuvo éxito en retener dos clientes.

Aún si fuera escogedores, muy probablemente habrían recibido la misma respuesta en cualquier otro establecimiento. De esta forma, Tatsuya siguió al camarero mientras los escoltaba a una mesa vacía. Por su parte, Miyuki normalmente se pondría tímida debido a tanta atención, pero lo soportaría. Mientras Tatsuya estuviera allí, cosas así eran asuntos sin importancia.

La mesa con dos asientos no tenía asientos fijos tipo sofá (al menos aparentemente), sino sillas de madera. Después de pedirlas el camarero trajo dos para ellos, Tatsuya volteó hacia Miyuki. Mientras retiraba uno de los asientos para que ella se sentara, ésta regresó a verlo con timidez e hizo una reverencia. Sentándose en el asiento opuesto, Tatsuya miró al camarero. Con prisa, el segundo trajo menús ofreciéndoselos. Recibiéndolos de forma relajada, Tatsuya hizo que se retirara.

Su conducta estaba tan llena de dignidad a pesar de su edad que inclusive el camarero no sintió incomodidad alguna ante el trato brusco. Las miradas de los comensales que habían estado observando a Miyuki se desviaron hacia Tatsuya por una fracción de segundo. La mayor parte eran mujeres, pero en sus mentes el sentimiento de incomodidad fue reemplazados por alguna clase de consentimiento. Aunque antes habían menospreciado a Miyuki en sus mentes, pensando cosas como ‘que pareja tan dispareja’, y ‘su gusto en hombres es terrible’, todo cambió a ‘la pareja perfecta’ mientras aceptaban completamente su derrota.

Con la rivalidad descartada, las miradas de celos cambiaron a unas de elogio. Sin embargo, las parejas, en especial dentro del grupo de varones, sintieron una situación similar a sospecha de celos. Sólo algunos de los ‘novios’ fueron capaces de comprender la mirada en los rostros de sus ‘novias’, pero inconscientemente una parte instintiva de ellos comprendió que lo que había robado la mirada de su novia actual, o futura novia no era tan sólo la belleza evocadora de la jovencita, sino el amor profundo entre ella y el chico sentado en el lado opuesto.


Un nuevo jugador llegó al escenario después de que Tatsuya terminase de hacer los pedidos para ambos.

Se trataba de una belleza despampanante.

Su edad era alrededor de los 20. Estaba en la flor de la juventud, con un color y lustre majestuosos como un bouquet de rosas imponente.

Ya sea el tiempo o el lugar, la suya era una belleza que no fallaría en llamar la atención.

Ella misma comprendía eso a la perfección, y era la que la se exhibía por completo.

Su llegada pomposa, sin embargo, no provocó reacciones de rechazo de aquellos que observaban. Muy probablemente había pulido su imagen, así como su consciencia de ser vista. Lo hacía como si esa fuera su profesión.

Detrás de ella, como si se tratase del chambelán de una emperatriz, un joven hombre probablemente mucho mayor la acompañaba. Probablemente se trataba de una persona del espectáculo -una actriz. En el año 2095, gráficos 3D en computadora habían reemplazado casi por completo el papel de las ‘idols’, pero el de ‘actriz’ seguía estando en el campo de las mujeres de carne y hueso.

Ella poseía un aura que sería audaz incluso si fuera presentada como una actriz principal.

Sólo podía ser adivinado el por qué elegiría venir a un restaurant tan casual como este. Quizás se trató simplemente de un impulso, o estaba buscando algún lugar. Lo único que podía asegurarse era que si ella puso un pie en este lugar lleno de gente ‘común y corriente’, ciertamente llamaría la atención de todos en su interior.

Ella misma había esperado eso por completo. No era producto de alguna vanidad o amor propio. Se basaba simplemente en experiencia repetida docenas de veces que casi era una regla. Como si fuera ya una segunda naturaleza suya, dirigió su encanto y se preparó para ser mirada atentamente.

Sin embargo, sus expectativas esta vez no acertaron. Como establece la regla de oro de ‘ninguna regla carece de excepción’, su cúmulo de experiencias se encontró con una excepción.

El empleado que le dio la bienvenida mostró una sensación de sorpresa y admiración, pero esta fue una reacción mucho más tranquila de la que había esperado.

Para que un simple camarero apareciera frente a ella y mantuviera la compostura, en su experiencia, ello habría requerido un valor enorme. Sin embargo, en el 80 por ciento de la tienda, un pequeño murmullo se hizo presente alrededor de los dos, mientras que miradas de intriga y cabezas volteaban en su dirección con sorpresa, a la vez que hombres y mujeres por igual reconocieron su belleza, y luego como si perdieran el interés de inmediato volteaban a ver algo dentro del interior del local.

Apariencias a un lado, ella era una actriz. En los cinco años tras su debut, había construido una posición fuerte como artista. Si uno es insensible, no puede sobrevivir en esa industria. La tecnología de gráficos por computadora (CG) mejora cada año, y el glamur ya no es la ventaja absoluta que alguna vez fue. No sólo era su belleza, sino su sensibilidad extraordinariamente aguda y fuerte actuación más allá de sus años la que le había ganado el estrellato.

Incluso la sensibilidad normal, sin mencionar la sensibilidad aguda, habría sido suficiente para llegar a la misma conclusión. Se dio cuenta de que había algo en este lugar que atraía mucha más atención.

Para ella esto no era algo interesante. En su lugar, podría decirse que era algo desagradable. No podía evitar temer pensar qué clase de persona estaba allí que podría atraer mucha más atención que ella misma.

Sin embargo, su orgullo como estrella no permitía pasar por alto este incidente en el cual el público simplemente los veía (o más bien ‘les daban un vistazo’) a ellos dos. Mientras era guiada por el empleado en espera, simplemente trató de mirar en dirección en la que los otros clientes estaban viendo.

No obstante, ya sea por casualidad o algún designio, la mesa a la que fueron guiados los dos se hallaba diagonalmente cerca a la mesa que llamaba la atención de todos. Tomando asiento por su cuenta, dirigió una mirada fingiendo casualidad de manera forzada. Una pareja de jóvenes estaba sentada ahí. El muchacho que le daba la cara, aunque no tenía mala pinta, no parecía ser del tipo que atrajera de forma magnética a las jovencitas. Siendo ese el caso, el centro de atención de todos tenía que ser la chica que le estaba dando la espalda.

-Aunque mientras lo pensaba, mostró un rostro valiente. El hecho de hacerlo significaba que esa chica definitivamente no era normal. En realidad, lo supo desde el momento en que tuvo un vistazo de su perfil. Quizás fue forzada a comprender incluso estando a espaldas. El hecho de que esa jovencita era extraordinaria.

Era una sensación que jamás antes había sentido. En otras palabras, sería algo parecido a unos celos desesperados. No pensaba en sí misma como alguien elegida por los dioses. La posición que ahora tenía orgullosamente, sin pensar mucho en la providencia de haber nacido con una buena apariencia, fue algo adquirido a través de vivir en dirección de una apariencia más pulida, estudiando la belleza y aprendiendo ávidamente todo lo que pudiera respecto a la actuación.

Pero esta chica era diferente. Sea que fuese, o no, amada por los dioses, o tuviera un pacto con el diablo, era evidente que era especial. Estaba en una dimensión que no podía alcanzarse con simple esfuerzo.

Sintió que eso era injusto. Que llamase la atención de todos sin ningún esfuerzo, hacía que ella que había luchado desesperadamente toda su vida se sintiera como una idiota. Un deseo profundo de probar que el estrellato no era algo que dependía de la apariencia innata nació en su interior.

Le hizo señas al joven hombre sentado frente a ella, quien se acercó, y le susurró en el oído.


Mientras encaraba a esa belleza despampanante, los pensamientos del hombre estaban en otra mujer.

O más bien, en otra jovencita.

Diagonalmente a sus espaldas, se hallaba sentada una chica cuya belleza jamás había visto. Esto ocupaba su mente por completo.

Para él, la hermosa mujer era tan sólo una mercancía, un accesorio. Él era la tercera generación de presidentes de una famosa agencia de talento que tenía el control de muchas actrices populares e incontables prospectos (retoños). Para él esto era algo simplemente natural, y no sentía una sola pizca de culpabilidad. Esta mujer frente a él ahora ella un estrella, pero antes cuando era sólo un rostro lindo fue gracias a cuidar de ella desde el principio que había adquirido su posición actual, pensó. También sentía que estos pensamientos de felicitación eran muy justos considerando todo el esfuerzo que había tenido que poner, y pensó que no era sólo él sino ella también quien estaba de acuerdo y agradecía de forma apropiada.

La había traído con él a este establecimiento campechano porque quería exhibirla y ver la envidia en el rostro de los demás. Un accesorio no tiene sentido a menos que sea exhibido. Estaba consciente de que este era un interés más bien perverso, pero decidió que ser un artista profesional era una ocupación perversa desde el principio. Para él que desconocía las penurias de la era de las guerras, el invierno del entretenimiento por el que sus predecesores habían tenido que pasar, el puesto de presidente de producción era simplemente un medio para satisfacer de forma rápida y fácil su efímera vanidad.

Esta mujer que había llevado con él hoy era el accesorio que atraía más su interés por ahora. No era una de las que más ganaban dinero para la oficina, pero era la que tenía mejor apariencia del resto. Ahora que se había unido a las filas de actrices famosas a su manera, ya no podía exhibirla tanto como cuando era más desconocida, pero ello simplemente aumentaba el sentido de superioridad que sentía. Desde la perspectiva de la mayor parte de las personas, la mujer era la dominante y el hombre sólo un anexo, pero eso probablemente era demasiado para que el obtuso sujeto pudiera comprender por sí mismo.

Para él, la mujer fue como un enorme diamante pulido y cortado por un artesano. Compró la materia prima, y la misma fue trabajada en las manos de un experto. Ese era el trabajo de producción, resultando en una gema llamada actriz. Para estar seguros ella tuvo que trabajar duro seriamente para pulirse a sí misma, como un ejemplo incluso si un artesano procesara sus gemas sin una fina banda de oro a su alrededor no estarían en el nivel en que pudiera ser vendidas.

A primera vista supo que esa chica ahí no era algo que el dinero pudiera comprar. Si la mujer enfrente de él era un diamante enorme digno de varias decenas de millones de yen, entonces esa jovencita era la invaluable ‘Gran Estrella de África’, esa era la diferencia entre ellas. Por alguna feliz coincidencia, juzgando por su actitud, quien la acompañaba era tan sólo un chico, y sintió la impaciente necesidad de añadirla a su colección tan pronto como fuera posible. Pero estaba acompañado por una actriz de la oficina hoy. En cualquier otra circunstancia, se habría dado cuenta cuánto daño le haría a sí mismo tener la apariencia de querer convertirla en una máquina de dinero, y habría vuelto a reconsiderar esto.

(Nota: La gran Estrella de África o ‘The Great Star of Africa’ es el diamante cortado más grande del mundo. Se halla entre las joyas de la corona británica en la Torre de Londres, y proviene del diamante natural más grande descubierto en 1095 en Sudáfrica, el Cullian.)

Por lo que tener a su lado a la actriz y ser capaz de decir que la misma quería reclutar a la jovencita para una nueva película era un regalo de los dioses. Pretendió pensarlo por un momento, luego se puso de pie como si aceptara la petición de la egoísta actriz.

La mirada previamente inofensiva (en una forma infantil de pensamiento) de repente se volvió hostil. Tatsuya sintió el cambio. La había ignorado porque no parecía ser probable que le causara algún daño a Miyuki, pero ahora se había vuelto algo problemático. Mientras pensaba eso, la fuente del problema frente a él (para Miyuki sería diagonal a sus espaldas) se levantó de la mesa y caminó hacia ellos.

Ambos, Miyuki y Tatsuya dirigieron una mirada de disgusto hacia el joven hombre de pie junto a su mesa. Las miradas era una cosa, pero no había que ser adivinos para ver que estaban incómodos con ser mirados desde tan cerca por un extraño.

“Lamento molestarlos.”

Tenía una forma bastante directa de hablar. Parecía cuidar un poco sus palabras, pero aun así pareció haberlas transmitido de forma demasiado familiar.

Tatsuya perdió sus intenciones de responder cordialmente a este hombre.

Los ojos de Miyuki estaban saturados de un brillo gélido, y naturalmente volteó hacia otra parte.

A pesar de esta actitud aparentemente de rechazo, el sujeto sacó su porta-tarjetas y le ofreció una tarjeta de negocios a Miyuki con una sonrisa falsa.

“Este soy yo.”

En lugar de una tarjeta con chip incorporado, se trataba de una tarjeta a la antigua hecha de papel. No había patrones micro-electrónicos o algo parecido impreso en la misma, sólo una clásica tarjeta barata impresa. Miyuki la tomó a regañadientes, y con una mirada se la pasó a Tatsuya con tensión.

(Nota: En Japón una tarjeta de negocios tiene un valor importante. Cuando uno la recibe o la entrega es una acto social algo más serio que en otros países, y recibirla es considerado muchas veces un honor.)

El apellido y el nombre de su compañía estaban escritos con los mismos caracteres, y antes de su nombre estaba añadido el título de Presidente. Detrás del nombre de la compañía se hallaba la palabra “Production”. Probablemente tenía algo que ver con entretenimiento profesional, pensó Tatsuya.

“Tú, ¿tienes algún interés en las películas?”

Los ojos de Miyuki lo evitaron.

“Tengo un papel que sería perfecto para ti.”

La cortante actitud de Miyuki debió haberlo dicho todo, pero el hombre no se desanimó.

“Hey, ¿me podrías decir tu nombre?”

Luego de eso el joven presidente acercó su rostro muy cerca que Miyuki tuvo que agacharse. Él ignoró por completo la clara atmósfera de rechazo que ella estaba emanando. Un valor tan grande y fortaleza mental calzaban a la perfección en un hombre de negocios como él, y esa determinación implacable fue realmente impresionante.

Por supuesto, lo que sería recordado era la implacable incomodidad, pero igual.

Finalmente, Miyuki volteó su mirada hacia el tipo que había estado ignorando hasta ahora.

Eso no significaba que su actitud había cambiado una sola pizca.

En sus ojos se podía ver una luz gélida. Su fuerte mirada parecía acusar al hombre por su falta de modales.

Observando ese rostro, el joven hombre se agitó por un momento pero casi de inmediato recobró la compostura. Bueno, casi. Con una sonrisa incluso más falsa que la anterior, de verdad acercó su mano hacia Miyuki.

Eso probablemente se debió a su obstinación como hombre en las artes de la actuación profesional. Para él, un presidente de producción que consideraba a mujeres hermosas como objetos, haber perdido la batalla mental con una amateur debió haber hecho pedazos su orgullo.

Como sea, fue un comportamiento imprudente. Como un hombre joven que había heredado su estatus, parecía haber adquirido el mal hábito de ser incapaz de controlar sus sentimientos cuando se trataba de personas en posiciones más bajas que él.

¿Iba a por su mano, o su rostro?

En realidad no importaba, ya que no había forma que Tatsuya permitiese siquiera un comportamiento tan atrevido.

El brazo del sujeto, mientras se acercaba a Miyuki, fue sujetado repentina y firmemente por la mano de Tatsuya antes de que pudiera darse cuenta.

“¡¿Qué-?!”

La egoísta queja del hombre cambió a un grito en la mitad, antes de detenerse en seco. El dolor que estaba experimentando fue tan intenso que ni siquiera le dejó escapar un sonido.

“Vamos a dejar las cosas como están.”

Las palabras de Tatsuya quizás ni siquiera llegaron al consciente del tipo. Sus dedos torciendo la mano del hombre también estaban aplicando una enorme presión con ciertos ángulos en los puntos de presión de la muñeca del hombre, como los puntos en la acupuntura medicinal china, de tal forma que la mente del sujeto quedó inconsciente por el dolor.

Mientras Tatsuya liberaba su mano, el tipo se tambaleó hacia atrás dos, tres pasos antes de caer. El rostro gélido de Tatsuya mientras miraba por encima al joven carecía completamente de expresión. Un escalofrío corrió por la espina del hombre eclipsando incluso el dolor. Si se le hubieran reído, el orgullo dentro de él pudo haber estallado. Incluso si era algo pequeño y efímero como una chispa. Pero la mirada sin emoción de Tatsuya, simplemente diciéndole ‘fuera de mi vista’, no permitía un sólo ápice de resistencia.

Con sus ojos clavados en los de Tatsuya -no podía mirar hacia otra parte- el joven se puso de pie y se alejó trastabillando. Para ser honestos, haber experimentado un dolor tan fuerte y dudar siquiera en pensar en una retaliación antes de retirarse daba fe del valor del sujeto. No era inconcebible que un hombre más débil pudiera haber sufrido incluso de incontinencia.

Sin embargo, la mujer que acompañaba al hombre ciertamente no pensó lo mismo. Con el sonido de una silla raspando el suelo, la belleza despampanante y orgullosa abandonó el local con el eco de sus sandalias de taco alto resonando a través del restaurant. No hizo más que darle un vistazo al sujeto.

Finalmente, se hizo presente el personal del lugar. Dos camareros se acercaron rápidamente, con pasos de preocupación. No fueron hacia Tatsuya, sino hacia el sujeto.

Cortésmente, en un tono bajo que sólo el receptor pudiera percibir, los camareros tuvieron algunas palabras con el hombre que ahora tenía el rostro rojo. Sus réplicas frenéticas, aquellas que pudieron ser discernidas de su ruidoso disparate, parecían incluir cosas sin sentido como “¡¿quién creen que soy?!”, y “¡no piensen que pueden hablarme de esa manera!” entre las partes donde alzaba la voz, pero Tatsuya no le dedicó un solo momento de importancia. Aunque nada físico ocurrió después, con un camarero presionándolo a cada lado, después de que aumentase la presión psicológica e hicieran que el hombre saliera del establecimiento, Tatsuya regresó a su asiento.

Mientras tomaba asiento, un hombre de unos 40 vestido en ropa blanca de chef se acercó a su mesa. Presentándose a sí mismo como el chef y propietario del establecimiento, se inclinó profundamente frente a Tatsuya y Miyuki.

“Lamento muchísimo el incómodo incidente de hace un momento.”

“No, nosotros fuimos los que causamos las molestias. Pedimos disculpas por lo inconvenientes.”

Aunque seguía teniendo 16, Tatsuya había pasado mucho tiempo cerca de los adultos. Si la otra parte era civilizada, él sería capaz de responder con igual rectitud como cualquiera.

Los ojos del propietario se relajaron levemente frente al tranquilo comportamiento de Tatsuya, probablemente porque sintió la serenidad más allá de su edad.

“No se preocupen por la conmoción. La otra parte fue la culpable. Ustedes sólo se vieron envueltos.”

Incluso a finales del siglo 21, el mal hábito e insistir en que ‘en una pelea ambas partes tenían la culpa’ seguía arraigado en la sociedad, pero este propietario parecía ser del tipo que no estaba de acuerdo con esa pésima costumbre de evadir las responsabilidades.

“Se lo agradezco.”

Tatsuya aprobó esta actitud que podía distinguir claramente entre negro y blanco. Sin necesidad de hacer más espectáculo, devolvió la inclinación.

“El camarero se atrasó y terminó causándoles un problema a usted dos, pero siéntase libres de continuar con sus platillos si así lo desean. Por supuesto, todo por cuenta de la casa.”

Antes de que Tatsuya pudiera objetar, el propietario regresó a la cocina. A pesar de la apariencia casual del local, la comida era de un nivel altamente satisfactorio. La entrada de sopa y los platillos principales de pasta fueron tan firmes como el carácter testarudo de su chef, bien trabajados y sin pretensiones, los cuales Tatsuya y Miyuki disfrutaron inmensamente.

Luego de eso llegó el postre. Esto era especialmente cautivamente para Miyuki. Se trataba de un pastel helado fino de cuatro capas (12 cm. de diámetro). El rico olor de la vainilla provenía de la cubierta ligeramente coloreada, y era tan auténtico y pretencioso como los anteriores platillos. La textura ni muy dura, ni muy suave que se derretía en la boca era tan buena como aquellos postres en cualquier otro establecimiento de mayor escala.

Lo que encantó a Miyuki no fue sólo el sabor. Entre los camareros el que parecía ser un poco mayor, seguramente el principal, llevó el pastel helado con dos cucharas. Las cucharas tenían un mango extrañamente largo, y no serían muy prácticas para comer.

Colocando aquellos utensilios en mitad de la mesa, el camarero les había hablado en voz suave.

“Una para el encantador novio hacia la hermosa novia. Una para la hermosa novia hacia el encantador novio. Para que ustedes dos altamente compatibles lo disfruten, es este dulce momento.”

Debido al tipo de lugar, aquellas probablemente eran palabras específicamente preparadas de antemano para una situación como esa.

Aun así, Miyuki lo aceptó muy contenta, sonriendo bobamente con el rostro teñido de rojo, y sostuvo la cuchara con una pequeña porción de helado hacia Tatsuya.

-Después de terminar con este desvergonzado acto disfrazado de postre, como se prometió no recibieron la cuenta, así que Tatsuya en lugar de sacar su billetera electrónica simplemente depositó un chip desechable de dinero en la mano del camarero antes de salir rápidamente del local.


El almuerzo había terminado en una nota inesperadamente interesante (y posiblemente un poco embarazosa), pero desafortunadamente la vida no era tan amable como para terminar las cosas tan limpiamente.

Frente a los hermanos estaba de pie el joven presidente de la compañía de actuación de antes en el restaurant. No había señales de la mujer. Probablemente lo había dejado y regresó sola. En su lugar, estaba acompañado por cuatro hombres inversamente proporcionados (es decir físicamente dominantes pero con una apariencia inferior).

“Antes me causaste una gran humillación.”

Aunque su voz estaba templada por el momento, no alterada como antes, fue posible distinguir un poco de mal genio en la misma.

Este tipo realmente va a toda marcha soltando todas estas frases cliché, pensó Tatsuya para sí mismo, pero no estaba dispuesto a tirar la toalla a estas alturas del juego.

“Creo que lo dije antes. Vamos a dejar las cosas así.”

Pero como no tenía intenciones de armar un pleito a propósito, mantuvo sus palabras en cierto grado pacífico. Al menos no dijo algo como ‘no es de sorprender que su compañera haya huido de usted considerando su minúsculo cerebro’, pero tampoco ocultó el desprecio en su tono de voz. No tenía intenciones de iniciar una pelea, pero también parecía casi como si no le importase ser arrastrado a una.

Si ese era el caso, las palabras de Tatsuya fueron súper efectivas.

“...... Si quieres postrarte y pedir disculpas, ahora es el momento.”

“¿Va a armar una escena justo aquí?”

Sus palabras y actitud fueron muy fáciles de comprender, pero, ¿realmente tenía intenciones de intentar algo con tanta gente alrededor? Tatsuya había dicho esto en consideración al estatus social del sujeto, pero,

“Cállate. ¿Desde cuándo la gente de verdad es sirviente de ustedes los brujos?”

Esas palabras fueron suficientes para aclarar las dudas y preocupaciones de Tatsuya.

Desplazó su cuerpo, ocultando por completo a Miyuki. Todo trazo de expresión desapareció de su rostro, y sus ojos se aguzaron.

Quizás malentendiendo el cambio que había ocurrido en Tatsuya, el joven hombre sonrió.

“Pensé que recordaba haberlos vistos en alguna parte. Nos conocimos en ‘algo’ de las Nueve Escuelas, ¿no es así? Pensé que había hallado una enorme gema, pero resultó ser tan sólo una imitación barata.”

Tal vez este hombre creía el engaño de que los magos eran androides genéticamente modificados y producidos. Aunque sus números eran muy escasos, Tatsuya sabía a través de observación y conocimiento que algunos de ellos seguían persistiendo en eso testarudamente, por lo que no hubo sensación alguna de sorpresa en sus palabras.

“Es mentira.”

Las palabras del hombre fueron bastante descaradas.

“Usted apenas conoció a mi hermana hoy. Aún si la hubiera visto brevemente durante la Competición de las Nueve Escuelas, incluso a través de video, no hay forma que un sujeto de su altura pudiera siquiera soñar en estar de pie frente a ella.”

Un aire frío empezó a hacerse presente. No contenía el frío de la nieve o el hielo, sino la dureza helada de la hoja afilada de un sable de acero.

“¿Pero qué tenemos? ¿Eres un siscon?”

Inconscientemente el hombre abrió la boca completamente y carcajeó alto y fuerte. -Su rostro casi se tornaba azul. Su voz temblaba.

Tatsuya no se molestó en responder a eso, sino que se desquitó con una frase de su propia cosecha.

“¿Es eso algo que acaba de aprender de sus grandulones ahí?”

El perro cobarde es el que más alto ladra, y además Tatsuya no era tan delicado como para ser provocado por palabras como esas. Aun así, no quería decir que tuviera que tolerar a perros de esa clase.

“Sería mejor para usted si se retira antes de hacer algo desafortunado en público. ¿O debería decirlo de nuevo para que pueda comprenderlo mejor?”

Quien había sido insultado no fue él, sino Miyuki. Esa fue la única razón por la que Tatsuya se había contenido con todas las intenciones pacificas posibles.

Con la mirada en el sujeto, Tatsuya dio un paso al frente. El séquito del hombre se tensó visiblemente. No tenían la finura ni el entrenamiento de los guardaespaldas profesionales, pero tenían experiencia a su manera. Al nivel de lucha callejera. Nunca lo imaginarían a partir de sus ropas, pero Tatsuya predijo vagamente que los cuatro probablemente eran unos maleantes. Los rumores de haber buenas relaciones entre el entretenimiento profesional y el bajo mundo probablemente no eran completamente ciertos, pero al menos tampoco eran falsos.

“¡¿De qué diablos se asustan todos ustedes?! Ellos no pueden usar magia en las ciudades. ¡Debería ser pan comido!”

Parece que el hombre había creído por completo las leyendas urbanas acerca de los magos.

Los magos no usan magia en las ciudades porque están restringidos por la ley, no porque recibieran alguna clase de señal a control remoto o algo parecido. En todo caso, la magia sólo estaba prohibida si no había una razón legítima y en caso de accidentes o desastres se alentaba el uso de magia para ayuda, y otra de las excepciones era en caso de defensa personal.

Parecía que los grandulones no eran tan ingenuos como para creer en los mitos que el presidente estaba soltando. Deslizando una mano a sus cinturas - probablemente para sacar alguna navaja - estudiaron los movimientos de Tatsuya con cuidado.

Después de dos pasos, Tatsuya se detuvo y levantó ambos brazos a la altura de los hombros. No se trataba de un atraco.

Al agitar y mover las manos, les mostró que las tenía vacías. Frente a ese gesto, los maleantes pensaron que estaban siendo ridiculizados. No conocían ni la forma ni la utilidad de los CAD, pero sabían que los magos utilizaban alguna clase de dispositivo pequeño para invocar magia. Tomaron el gesto de Tatsuya, dirigido hacia ellos, como una declaración de que ni siquiera necesitaba la magia.

Tenían la razón. Tatsuya los provocó como diciendo ‘no necesito la magia para tratar a tipos como ustedes’.

El efecto fue inmediato. Desde el principio se trataba de sujetos de bajo rango, desesperados por probar su valía. Al ser llamados por el joven presidente, habían sido enviados como un pequeño contingente. Dejando de lado el deseo por quedar bien, también tenían un punto bajo de ebullición.

Sacando sus cuchillos, embistieron al unísono contra Tatsuya.

Las pandillas hoy en día entrenan a sus miembros en combate grupal como norma. En esta era donde los vigilantes y el público general estaban bien organizados, los grupos que se decía son profesionales en violencia, difícilmente podrían llegar lejos sin al menos aprender a pelear como un equipo.

Dos oleadas de cuchillos atacaron desde izquierda y derecha.

Los gritos de las jovencitas alteraron el ambiente del lugar.

La voz de Miyuki no estaba entre ellas.

Sin pronunciar palabra, y sin la más mínima muestra de emociones, simplemente miró la espalda de su hermano.

Su confianza en las habilidades de su hermano era absoluta.

Y esta confianza no fue traicionada.

Cuatro golpes. Un hombre, un golpe. Cada puñetazo golpeó una zona vital con precisión implacable, dejando a los cuatro grandulones arrastrándose en el suelo.

Tatsuya continuó avanzando.

Por cada paso que daba, el presidente retrocedía dos.

Entonces se detuvo en seco. El momento que sintió que había chocado con alguien fue sometido por ambos brazos y forzado a arrodillarse. Regresando a ver rápidamente fue recibido por la vista de oficiales de policía sin uniforme.

Eran ocho en total. Dos sometían al presidente, cuatro apresaban a los maleantes que rodaban en el suelo, mientras que dos se pusieron de pie frente a Tatsuya.

Miyuki caminó y se puso detrás de él. Mirando alternadamente a uno y a otro, el policía empezó a hablar con dificultad.

“E-esto, quisiéramos escuchar su lado de la historia así que, ¿podrían acompañarnos a la estación?”

Tatsuya no pudo decir que le sorprendiera esta actitud. Incluso si decía que fue en defensa propia, se habían involucrado en violencia en público. No sería extraño si de verdad fueran retenidos.

Observando muy de cerca, la forma de un CAD podía distinguirse alrededor de la muñeca del policía. Evidentemente era un mago. Siendo así, sabiendo que Tatsuya y Miyuki también eran magos, sólo podía imaginarse que tenía algún sentido de solidaridad con ellos. Aun así, su actitud avergonzada era un poco preocupante.

“Ehm, y también......”

El compañero del oficial que había empezado a hablar, balbuceó un prefacio. En su cintura se hallaba un CAD con forma de pistola.

El oficial llevó las manos detrás de su cintura. ¿Estaba buscando unas esposas?

Ante las cejas arqueadas de Miyuki, Tatsuya hizo un gesto pidiendo calma sin decir palabra alguna. La mano del oficial se extendió hacia ellos dos. O más bien, hacia Miyuki.

En su mano no estaba su libreta de policía, sino otra de uso privado.

“...... Usted es Shiba Miyuki-san, ¿no es verdad? Estuvo en la Competición de las Nueve Escuelas de este año. Yo soy un OB de la Primera Preparatoria...... Si es posible, ¿podría darme su autógrafo?”

Otro oficial sostenía otro clásico raro para estos días, una pluma estilográfica.

Tatsuya y Miyuki intercambiaron una mirada, antes de que la segunda mostrase una sonrisa tímida frente a los dos oficiales.

(Nota: OB es un slang japonés que significa “Old Boy”, es decir alguien que estuvo antes en una organización. En otras palabras un senpai, pero es más formal usar el slang en una presentación.)


[31 de agosto (3)]


“No pensé que veríamos a un OB en un lugar como ese.”

Recordando los eventos de aquel día, Miyuki no pudo evitar soltar una risita. Tatsuya también luchó por contener la risa, antes de dejar escapar una sonrisa.

“No es tan sorprendente si lo piensas. La única preparatoria mágica en Kanto es la Primera Preparatoria, así que un mago que se volvió un oficial en Tokyo muy probablemente se ha graduado aquí.”

“Es verdad. En todo caso, el motivo por el que no pasamos mucho tiempo en la estación fue gracias a que el tipo era un gran admirador de Miyuki...... en otras palabras, todo fue gracias a ti. Fuiste de gran ayuda.”

“De nada. Ser capaz de ser de ayuda para Onii-sama es más importante que cualquier otra cosa.”

“Aun así, que en verdad nos invitaran a tomar té fue totalmente abrumador. Fue difícil de rehusar.”

“¡¿Ah?! ¡Eso sí que no fue culpa de Miyuki!”

Luego de eso los dos se miraron uno a otro, y una vez más, intercambiaron sonrisas.

Miyuki sorbía una pajilla, y su vaso estaba ya casi vacío.

La taza de Tatsuya se había reducido a sólo hielo de igual forma.

Al ver a su hermana retirar la boca de la pajilla y mirar hacia él, Tatsuya se puso de pie.

“Muy bien, el banco está a punto de abrir, así que vamos.”

“Es cierto. Recogeré las tazas así que por favor espera un momento Onii-sama.”

“No, lo haremos juntos.”

Mientras decía eso, sin esperar una sola palabra de protesta, le arrebató la bandeja de las manos. Se vio algo rudo, pero en realidad el hielo moviéndose en las tazas ni siquiera hizo un sonido. Con una expresión de molestia, Miyuki ocultó rápidamente sus verdaderas emociones mientras seguía a Tatsuya a la cocina.


Ir al banco ya no era necesario para realizar depósitos. Como resultado de la revolución en cheques personales y billeteras electrónicas, tarjetas de dinero se han difundido y ahora rara vez se utiliza efectivo. Tampoco es necesario ir para hacer transferencias. Transacciones y transferencias se las realiza en línea, y usar el banco en situaciones así también está limitado a casos especiales.

La razón por la que Tatsuya iba era para actualizar su ID requerido para tales servicios en línea. No existe una periodicidad establecida para hacerlo. Se puede seguir usando desde la fecha de emisión sin realizar una sola actualización si se deseara. Sólo se requiere el ID, no la actualización. Actualizar el ID es parte de la seguridad, y al proceder a hacerlo directamente en persona en lugar de autenticar la información a través de la red incrementa la seguridad.

Tatsuya actualizaba su ID cada tres meses. La fecha promedio de renovación era dos veces al año, así que cuatro veces era clasificado como una alta frecuencia. No era inusual que algunos usuarios más paranoicos actualizaran su ID cada semana. En el frío establecimiento, Miyuki y Tatsuya estaban de pie perfectamente alineados hombro contra hombro esperando a ser llamados. No estaban así porque tuvieran frío, sino porque habían caminado de esa forma desde la estación hasta la entidad bancaria bajo el caliente sol.

El motivo se debía a que las personas tenían el hábito frecuente de chocar contra Miyuki. No muchos chicos, en especial de la misma edad, mirando a Miyuki se atreverían de inmediato a intentar que les acompañe a dar una vuelta, pero tener que lidiar con uno sólo sería un gasto considerable de tiempo. De esa forma, decidieron de antemano que siempre que caminaran por la ciudad lo harían como amantes.

Cuando Miyuki acompañaba a Tatsuya afuera, como para ir de compras o algún lugar que ella quisiera ir o algo que quisiera ir a ver, ser capaz de estar pegada a su hermano de esta manera probablemente era un factor como cualquier otro. Por ejemplo, aunque no había algo particularmente interesante respecto a estar de pie dentro del lobby de un banco, Miyuki parecía estar tan alegre como siempre.

-Su complejo de hermano no daba cabida a duda alguna

Dejando eso de lado, los bancos modernos por lo general no almacenan dinero en efectivo ya que su seguridad está demasiado limitada.

En lugar de efectivo, tarjetas monetarias eran utilizadas para mover grandes sumas de dinero. El usuario es capaz de poner en espera las transacciones de forma sistemática. A diferencia de los cheques no se pone en circulación objeto alguno; el único inconveniente es la otra parte en cuestión. Por esa razón, la existencia de los ladrones de bancos se había vuelto más la de especies en peligro de extinción.

-Ese debió haber sido el caso.

“Esto es bastante peculiar......”

Tatsuya y Miyuki se acababan de encontrar con una escena con esas mismas especies en peligro de extinción.

Cuatro hombres habían irrumpido en el lugar blandiendo pistolas de mano remodeladas de dudosa calidad, amenazando a los empleados del banco y a los clientes. Las máscaras de esquí ocultando sus rostros en medio del verano daban una sensación más bien retro.

Vestían unos jumpers mugrientos, mientras lanzaban una Boston bag hacia la ventanilla.

(Nota: Boston bag es un bolso de dos asas que sirve para llevar libros, documentos, etc.)

Su estilo era tan tradicional que un observador podrá incluso dudar si se trataba o no de una atracción bizarra o algo parecido, pero por los gritos desesperados dirigidos al personal cualquiera podría deducir que posiblemente eran de verdad.

“Onii-sama, ¿Qué deberíamos hacer?”

Con las cejas levantadas, Miyuki alzó a ver a Tatsuya y le preguntó en tono normal.

“Si lo deseas, puedo manejar esto.”

Sus sentimientos habituales de no querer causarle molestias a Tatsuya se hicieron presentes al instante.

“No, no es necesario que intervengamos.”

Riendo, Tatsuya puso sus manos sobre los hombros de Miyuki. Le dio una palmada suave.

Miyuki hundió feliz su rostro en el pecho de Tatsuya.

Para los otros clientes que tenían expresiones tensas y angustiadas ante este escenario, esta actitud de ‘no podría importarme menos’ era más que extraña. Sin necesidad de decirlo, estos dos exudaban un humor tan relajado en la turbulenta atmósfera que sobresalían demasiado.

Si necesitan una explicación por el bien del honor de Tatsuya, no preguntó si había necesidad de interferir sólo para así poder flirtear con su hermana. Hablando con honestidad, sus acciones actuales eran simplemente para calmarla. Sólo porque los robos a bancos se habían convertido en crímenes tan raros no quería decir que los bancos no tuvieran sistemas de seguridad para combatirlos. De todas formas, un robo a un banco jamás habría tenido éxito con tan sólo un puñado de pistolas de mano remodeladas.

La prueba de ello era evidente frente a ellos. Un escudo transparente fue previamente extendido desde la ventanilla al techo para prevenir todo tipo de acceso. Dentro de esa protección, otro escudo semitransparente descendió desde el techo para cubrir la ventana abierta enfrente del empleado.

La Boston bag quedó atrapada en esa ventana y fue destruida. Si el brazo del ladrón hubiera estado ahí, era probable que se habría fracturado seriamente, lo suficiente como para incluso necesitar una amputación.

Uno de los ladrones disparó una bala hacia el escudo. Pero ni siquiera atravesó la primera capa.

La protección transparente parecía estar hecha de un material parecido a un líquido de alta viscosidad. Prevenía daño colateral. Los ojos del sujeto se fijaron en Miyuki. Al ser observada de repente (lo sintió), bajó rápidamente la mirada.

Pudo verse brevemente los ojos del hombre a partir de las aberturas de la máscara. Dejando de lado el temor y la tensión de los clientes que huían del lobby, a partir de la desagradable sonrisa que mostraba parecía que este hombre en particular tenía un mal genio. Como sea, era seguro decir que Tatsuya y Miyuki habían llamado la atención del sujeto.

Tatsuya sintió su malicia. No habría sido un buen guardaespaldas de otra manera. Por supuesto, existía la nula probabilidad de que el maleante los haya visto con ojos amistosos. También pudo percibir el brillo sádico en sus ojos.

Miyuki también se dio cuenta de que el ladrón la observaba con ojos así. Se apegó más al pecho de Tatsuya. Era la imagen perfecta de una persona aterrada enfrentando dicha situación. Juzgando por su sonrisa, el maleante también lo pensó. Pero Tatsuya, quien podía sentir el cuerpo de Miyuki a través de sus prendas delgadas, sabía que no había tensión en ella. Su hermana no estaba nerviosa en absoluto. Si pudiera ver su expresión, no se habría sorprendido si la hubiese visto tratando de contener la risa.

Inconscientemente, ocultó su propia sonrisa mordaz bajo su habitual cara de póker. Esperaba que no fuera demasiado extraña, mientras mostraba una expresión angustiada y sostenía la mano de Miyuki fuertemente. No era algo que normalmente hiciera, pero también era muy bueno en fingir drama cuando se daba la oportunidad.

Los ojos de los cuatro ladrones convergieron en los dos. Era imposible ver claramente bajo las máscaras, pero fue fácil reconocer por sus ojos expuestos que estaban sonriendo de oreja a oreja. La actuación de Miyuki y Tatsuya debió haberlos estimulado bastante.

Tatsuya fue tan lejos como para temblar un poco. Incluso él pensó que eso probablemente fue demasiado, pero los ladrones se lo creyeron.

Su atención se desvió por completo de los otros clientes en el vestíbulo. Un sistema de seguridad que incluso tomaba en cuenta el rebote de los disparos definitivamente debería haberse extendido más que tan sólo separar las ventanillas del vestíbulo.

La concentración inmediata de los ladrones se dirigió a ellos dos. Fallaron por completo en notar los rayos formándose encima de sus cabezas en un patrón rectangular. Antes de que lo supieran, el techo había sido reemplazado por imágenes estereoscópicas. Desde las vigas, gente saltó encima de las cabezas de los ladrones. Los fornidos guardias sometieron a los asaltantes en un abrir y cerrar de ojos.


Tatsuya no estaba particularmente sorprendido ante la escena. Para alguien capaz de sentir la presencia de otros, algo como una pantalla estereoscópica no era un obstáculo en absoluto. Mientras esperaba, siempre estuvo consciente de que había guardias listos para ser desplegados desde arriba.

Por supuesto, el personal del banco no sabía eso. Miyuki, aún pegada a su pecho, sería, por sentido común, vista llorado de alivio ante lo cerca de una situación tensa. Pensaron que los brazos de Tatsuya ocultaba el rostro de ella mientras la abrazaba debido a ello. En realidad, simplemente había leído los ánimos y trataba de ocultar la sonrisa de ella de los consternados guardias y personal del lugar.

Con la cabeza de Miyuki todavía acunada entre sus brazos, el administrador del banco se acercó a Tatsuya. Preguntando su nombre, pidió muchas disculpas y le ofreció una exoneración de los cargos por transacción por un año como compensación por el incidente. No seguro de cómo tenía que mirar, Tatsuya mantuvo su cara de póker -frente a eso, la cara del administrador se tensó visiblemente- antes de aceptar la oferta. A ojos de la mayoría de las personas, esa realmente fue una situación relativamente peligrosa después de todo.

Después de escuchar que Tatsuya había venido para actualizar su ID, el administrador llamó a un subordinado para llevar a cabo los procedimientos necesarios. Tatsuya dejó libre a Miyuki con delicadeza, y ella ocultó su rostro bajo su cabello largo mientras se dejaba llevar por el hombro.

No era posible ser espiados durante el proceso ya que todo se llevaba a cabo por una máquina dentro de un cubículo privado. Al entrar, lejos de los ojos y oídos de los demás, los dos finalmente dejaron el acto y, mirándose uno a otro, estallaron en risas.

Este encuentro con los ladrones de banco fue un suceso inusual que los dos hermanos experimentaron hoy.

Aquel incidente por el que pasaron el último día de las vacaciones de verano, en la mente de ambos, fue archivado junto con los otros en sus ‘recuerdos de cierto verano’.

19 comentarios:

  1. Muchas gracias por la traducción, ahora puedo retomar Mahouka :D

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el ultimo capitulo del volumen ahora a esperar el pdf para leerlo y después de nuevo el 6 y 7, uno por mes para dar mas tiempo a las traducciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero avanzar regularmente con el 8 porque es mi favorito, así que no creo que pase mucho tiempo.

      Eliminar
  3. gracias por la traducción, me encanta esta novela !! ahora a esperar al volumen 8 :)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por la traduccion! :D

    ResponderEliminar
  5. Gracias por su excelente trabajo como siempre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la traduccion, esperando el pdf.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por traer el último capítulo de este volumen, ahora a leer el vol del tirón xD

    ResponderEliminar
  8. Gracias, esperando el pdf y el vol 8, y por cierto, Shinmai Maou tiene censura y si es igual q las novelas, va a ser pura censura el anime, al estilo Terra Formars o peor u.u yo no lo veo hasta q salga la version sin censura :v gracias Ariel espero mas actualizaciones :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, para eso está el manga ;_;

      Terra Formars lo dropeé justamente por eso, luego de la famosa imagen de la cucaracha con la cabeza de las manos. Tengo que ver la versión sin censura en algún momento.

      Eliminar
    2. yo lo dropie por el cap 2, ademas de la censura obviamente exagerada, partes de la historia en el manga q esperaba ver animadas la omitieron u.u asiq decidi dejarla y seguir tranquilamente con el manga ;-;

      Eliminar
  9. Gracias por la traducción ^^! Espero con ansias el pdf y tus próximos trabajos!
    PD: Por desgracia shinmai maou tiene demasiada censura... Estúpido rayo de luz xD!
    A esperar el BD :v

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima porque la serie es 80% perversión. Creo que esperaré con más ansias Danmachi que no creo que la puedan echar a perder.

      Eliminar
    2. Si, lo se.... T-T
      Anyways, Danmachi será genial, muchos lo esperan con ansias (como yo xD). Espero que le sean fiel a la novela y que no recorten o le agreguen cosas ><!
      PD: Espero esto te ayude a recuperar energía :v

      https://files.yande.re/sample/e9d09c069e2ca7bbc37de82674a2ee44/yande.re%20309926%20sample%20bismarck_%28kancolle%29%20cleavage%20erect_nipples%20kantai_collection%20no_bra%20wamu_%28chartreuse%29.jpg

      https://files.yande.re/sample/f644a70f73fea059e7075c7003bd440a/yande.re%20309717%20sample%20akasa_ai%20bismarck_%28kancolle%29%20christmas%20cleavage%20cream%20dress%20feet%20kantai_collection%20yamato_%28kancolle%29.jpg

      https://files.yande.re/image/a110d176b5b3c06ac3bdc3007e8bb16f/yande.re%20309903%20bikini%20cleavage%20kazeshiro_fuuto%20open_shirt%20swimsuits.jpg

      https://files.yande.re/sample/2fb35d548b46ab755838937d04cfbac0/yande.re%20309919%20sample%20animal_ears%20bathing%20front_wing%20game_cg%20himeguri_taruhi%20naked%20nipples%20reppuji_kanon%20tagme%20towel%20tsukumo_yuki%20unazuki_shizuri%20yukikoi_melt.jpg

      https://files.yande.re/sample/759c43b0a4a599b7779389e348035495/yande.re%20309263%20sample%20pantsu%20saenai_heroine_no_sodatekata%20sawamura_eriri_spencer%20seifuku%20supertie%20thighhighs.jpg

      https://files.yande.re/sample/1461c7f7ab5ec4b7ad65e668955a59d6/yande.re%20266999%20sample%20ass%20bikini%20misaki_kurehito%20saenai_heroine_no_sodatekata%20sawamura_eriri_spencer%20swimsuits.jpg

      https://files.yande.re/sample/c9b16bc9526f1006a2e449d581a76986/yande.re%20266555%20sample%20bikini%20cleavage%20kasumigaoka_utaha%20misaki_kurehito%20saenai_heroine_no_sodatekata%20swimsuits.jpg

      https://files.yande.re/sample/2108cce62d586b61759a9944c44e8394/yande.re%20307410%20sample%20amami_haruka%20ass%20christmas%20cleavage%20futami_ami%20futami_mami%20ganaha_hibiki%20heels%20hoshii_miki%20megane%20minase_iori%20miura_azusa%20shijou_takane%20the_idolm%40ster.jpg

      https://files.yande.re/sample/768750d806220add0262147dcd355efd/yande.re%20288220%20sample%20bikini%20katou_megumi%20misaki_kurehito%20saenai_heroine_no_sodatekata%20swimsuits.jpg

      Eliminar
  10. Gracias por el vol completo y se agradece tu trabajo en general, seguiré esperandote en el vol 13 xd...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y-yo también espero llegar al vol.13 en algún momento TT_TT

      Eliminar
    2. Te esperaremos con ansias, Ariel ;-;7
      tu traducción clara abrirá caminos para los que no entendieron mucho.

      Eliminar